Zaragoza Fieles

Un blog para todos los zaragozanos y zaragozanas

El Moncayo, un espacio natural rodeado de misterio

Lo que nos gusta un buen misterio, una leyenda… y si es cerquica de casa, ¡mejor! Hoy os voy a contar algunos de los secretos que rodean al Moncayo y a la comarca de Tarazona, así que ¡seguid leyendo!

Las leyendas del Moncayo

Lo primero es situarse un poco y saber que el Moncayo se encuentra en la comarca de Tarazona (esto va para los foranos). Formada por 25 municipios, nosotros hoy nos vamos a quedar con 3 de ellos.

La leyenda de la fundación del Monasterio de Veruela

El Monasterio de Veruela, el primer monasterio cisterciense de Aragón, se encuentra en las cercanías de Vera del Moncayo.

Cuenta la leyenda que en 1.141 don Pedro Atarés, señor de Borja, se encontraba de cacería en los alrededores del Moncayo cuando le sorprendió una fuerte tormenta. Temiendo por su vida, le pidió a la Virgen María que le protegiese. Y así fue, se le apareció en el cielo y le protegió hasta que pasó el temporal.

Don Pedro Atarés y una imagen de la Virgen María sobre una encina
Fuente: Flickr

Así mismo, la Virgen María le hizo entrega de una pequeña imagen suya depositada sobre una encina. Ya que, a cambio de su protección, la virgen le encomendó a don Pedro levantar, en el mismo lugar, un monasterio dedicado a ella.

Esta es la leyenda de cómo empezó la construcción del Real Monasterio de Santa María de Veruela, que se inauguró en 1.145.

Vista aérea del Monasterio de Veruela, cerca de Vera del Moncayo
Fuente: Pinterest

Trasmoz, el único pueblo excomulgado y maldito de España

Y pasamos de la aparición de la virgen a la única excomunión de un pueblo en España. Nos adentramos en Trasmoz y en su historia ligada a la brujería, los aquelarres y las fiestas paganas.

Toda leyenda tiene un inicio y, en este caso, todo empieza en el castillo de Trasmoz. Se cuenta que fue levantado en una noche por un ser maligno, tras pactar con el diablo, y que sus ocupantes se dedicaban a fabricar monedas falsas. Para evitar ser investigados (debido al ruido y al martilleo), expandieron el rumor de que eran brujas y hechiceros los que hacían sonar cadenas por las noches. Estos hechos llevaron a excomulgar a la localidad por orden papal en 1.252, y esa decisión nunca se revirtió.

El castillo de Trasmoz con el Moncayo de fondo
Fuente: Wikipedia

Al margen de los rumores, la presencia de brujas en Trasmoz ha quedado documentada en antiguos legajos. De ellas se dice que maldecían, destrozaban las cosechas y propagaban enfermedades. De todas las brujas que hubo, la más recordada es la tía Casca, acusada de atraer males a los niños, animales y cosechas. Como solución, sus vecinos la arrojaron por un barranco en 1.850.

La maldición de Trasmoz

La maldición llegó años después, en el siglo XVI, a raíz de unos problemas de riegos con el Monasterio de Veruela. Trasmoz era una localidad independiente en el uso del agua, gracias a unos derechos concedidos por la Corona, que le otorgaban una situación aventajada sobre el resto. Esta situación se tensó tanto que casi acaba en una guerra civil, y si a esto le añadimos la leyenda de las brujas, ¡nada bueno iba a salir de ahí!

Monumento a las brujas de Trasmoz
Fuente: Turismo de Aragón

¿Cómo se «solucionó» el problema? En 1.511 todos los monjes del monasterio se reunieron para maldecir la localidad con la lectura del salmo 108 del Libro de los Salmos: «Danos tu ayuda contra el adversario, porque es inútil el auxilio de los hombres; Con Dios alcanzaremos la victoria, y él aplastará a nuestros enemigos».

Este salmo se utiliza para condenar a los enemigos y con el que el señor de Trasmoz, sus descendientes y los habitantes quedaron maldecidos para siempre. En España no existe ningún otro lugar en el que haya caído un ritual igual.

El Sanatorio Antituberculoso de Agramonte del Moncayo

La última parada en nuestro paseo es el Sanatorio de Agramonte. Este edificio, situado en las faldas del Moncayo, se inauguró en 1.939 y a él acudieron cientos de enfermos de tuberculosis.

El sanatorio estaba a cargo de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, las cuáles cuidaron de los enfermos hasta que cerró, el 30 de septiembre de 1.978. Desde entonces el sanatorio permanece abandonado y resulta un lugar ideal para los fans del misterio.

El Sanatorio de Agramonte cuando estaba en activo
Fuente: Grupo Zero Investigación

Con el paso de los años, son muchas las personas que se han adentrado para captar actividad paranormal, hacer psicofonías o fotografías. Los que lo han visitado dicen que se siente una energía diferente, que puedes escuchar sollozos y lamentos e, incluso, ver sombras errantes.

Actualmente el Sanatorio de Agramonte en el Moncayo
Fuente: nnaturedead.es

Os digo que a mí este tema me da yuyu y enseguida me emparanoio y me sugestiono. Si sois como yo, id a verlo de día y en plan rápido; en cambio, si sois más valientes, tiene que ser toda una experiencia verlo de noche. Ya vayáis de día o de noche, ¡tened cuidado! Es un edificio en ruinas y peligroso.

El Parque Natural del Moncayo

Fantasmas a parte, os recomiendo que visitéis (si aún no lo habéis hecho) el Parque Natural del Moncayo. Se trata de un espacio natural protegido de más de 11.000 hectáreas y que cuenta con una flora y fauna espectacular. Y ya si lo vuestro es la aventura, podéis subir hasta la cima y disfrutar de unas vistas que enamoran.

La cima del Moncayo a 2314 metros de altura
Fuente: Pirineos 3000

¿Conocíais alguna de las leyendas? ¿Habéis estado en estos lugares? Y la más importante, ¿habéis subido hasta la cima? Contádmelo en comentarios 🙂

« »

© 2020 Zaragoza Fieles. Tema por Anders Norén.