En Aragón existen muchísimos pueblos y sus historias no deben ser olvidadas. Este es el caso de Escó, un pueblo que merece estar en nuestra memoria.

El embalse de Yesa, el principio del fin

Ya sabéis que me gusta mucho hablar de Zaragoza y sus curiosidades, pero ¿por qué centrarse solo en la ciudad, si tenemos toda la provincia por descubrir? ¡Hoy toca salir de la ciudad! Además, he de reconocer que estaba navegando por Instagram y encontré la foto que me inspiró a escribir esta entrada.

Como ya os he dicho hoy hablamos de Escó, un pueblo de la comarca de la Jacetania. Casi en el límite entre Aragón y Navarra aparecen los restos de un pueblo fantasma.

Restos de Escó, en la comarca de la Jacetania
Fuente: Flickr

Nos remontamos a los años sesenta, en pleno auge de la construcción de embalses en España. En concreto, nos centramos en Yesa (Navarra) y en el represamiento del río Aragón.

Embalse de Yesa, entre Navarra y Aragón, que produjo el abandono de Escó
Fuente: Diario de Navarra

Este embalse, conocido con el sobrenombre de mar de los Pirineos, cuenta con la mayor superficie navegable de Aragón puesto que la mayor parte del pantano se encuentra en nuestra tierra.

Su inauguración provocó el abandono de los pueblos Ruesta, Tierma y Escó, afectando a más de 1.500 personas.

Escó, un pueblo fantasma

Así es como empezó el principio del fin para Escó y sus habitantes, que aún recuerdan su pueblo y todo lo que en él vivieron.

A pesar de su estado actual, la historia de Escó se remonta a la Edad de Bronce y, en sus alrededores, se han encontrado restos de la época celta y romana. ¡Es fascinante!

Foto del pueblo de Escó completo
Fuente: Flickr

¡Pero no solo pasaron por aquí celtas y romanos! Esta localidad fue un importante enclave estratégico con castillo en la Edad Media. Este castillo junto con las tierras de Trasmoz, Gallur, Petilla y Peña fueron empeñadas por el rey Pedro II a Sancho VII el Fuerte de Navarra. Y en 1.414 el castillo y Escó formaron parte de la Corona, gracias al rey Fernando I de Aragón.

El pueblo de Escó en la actualidad

De un pueblo de 250 habitantes en los años cincuenta, a 4 habitantes hoy en día. Esa es la realidad de Escó, cuyos habitantes actuales se dedican al pastoreo de ganado de lanar.

Tristemente los pueblos abandonados son cada vez más, debido a la emigración de sus habitantes a núcleos mayores. Por ello surgen asociaciones que quieren revivir sus pueblos y conseguir que estén habitados de nuevo. Es el caso de la Asociación Pro Reconstrucción de Escó, que lucha por reconstruir su pueblo y devolverlo a la vida. ¡Ojalá lo consigan y podamos disfrutar de Escó de nuevo!

Una de las calles de Escó en ruinas
Fuente: Flickr

¿Conocíais la historia de Escó? ¿Lo habéis visitado alguna vez? Contádmelo en los comentarios, nos vemos por las redes 🙂