En estas fechas tan señaladas donde el consumismo se intensifica, la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS) hace un llamamiento a la ciudadanía para que realice un consumo responsable en pequeños establecimientos. Comprar de manera consciente está a nuestro alcance y por ello, hoy te traigo una ruta por el Comercio Justo de Zaragoza que seguro te encanta, ¡vamos a ello!

Zaragoza, una ciudad de Comercio Justo

Nuestra ciudad lleva muchos años esforzándose para alcanzar el título de ciudad por el Comercio Justo. Cada vez más tiendas, establecimientos de hostelería, centros educativos, empresas, etc., han apostado por poner en práctica hábitos de consumo responsable a través de la compra de productos de Comercio Justo. De esta forma se contribuye a un Desarrollo Sostenible, principalmente en países empobrecidos del Sur.

La ruta del Comercio Justo por Zaragoza
Fuente: zaragozacomerciojusto.org

Comprando en estos comercios ya no tenemos excusa para no aportar nuestro granito de arena con aquellos que más lo necesitan, por muy lejos que estemos. Elegir comprar de forma consciente y responsable en Navidad es posible y altamente recomendable.

Oxfam Intermón y Suralia

Dos ejemplos de este tipo de comercio son Suralia y Oxfam Intermón. Suralia es el espacio de comercio justo que la FAS tiene en la calle San Braulio 5-7 de Zaragoza, a la entrada del Centro Joaquín Roncal de la Fundación CAI. Un lugar cálido, agradable y en el que te apetecerá quedarte un rato tomándote un café, mientras descubres productos de todo el mundo con un sabor muy especial.

Suralia, en el Centro Joaquín Roncal, un espacio único
Fuente: zaragozacomerciojusto.org

Oxfam Intermón tiene su tienda en la calle León XIII 24, la cual refleja los valores de esta asociación que lucha cada día para reducir las desigualdades sociales y económicas en el mundo.

La tienda de Comercio Justo de Oxfam Intermón en la calle León XIII de Zaragoza
Fuente: zaragozacomerciojusto.org

¿Por qué comprar en el Comercio Justo?

Seguro que es algo que te estás preguntado y la respuesta es muy sencilla: solidaridad. Cuando compramos en estos establecimientos damos prioridad a aquellos productos en cuya elaboración se han respetado los Derechos Humanos y la protección del medio ambiente. No solo eso, sino que además podemos contribuir a no dejar a nadie atrás.

Desde la FAS recuerdan que optar por hacer nuestras compras navideñas en el Comercio Justo es una oportunidad de apostar por valores como la solidaridad, la empatía, la justicia social o el apoyo mutuo. Estos hábitos no se deberían quedar solo en Navidad, sino mantenerlos todo el año.

Si quieres enterarte de todos los comercios que forman parte de esta ruta tan especial, aquí los encontrarás.Entre todos podemos conseguir que el mundo sea un lugar un poquito mejor. Os leo en comentarios 🙂